Se llevó a cabo un grupo de apoyo para sobrevivientes del virus del Nilo Occidental, donde muchos de ellos compartieron sus vivencias y dicen que ésta enfermedad les cambió completamente la vida. 
 
El año pasado, el virus cobró la vida de 89 texanos y más de 1,800 personas sobrevivieron. Entre ellas, está un hombre que asiste al grupo de apoyo en Dallas para poder lidiar con los síntomas que aún tiene y poder compartir sus experiencias. 
 
Dr. Don Read solía trabajar casi 90 horas a la semana en el Medical City Dallas Hospital, pero todo cambió  cuando contrajo el virus hace ocho años.
 
“Uno nunca piensa que algo te va a pasar, hasta que pasa”, dijo Read, que usa aparatos ortopédicos para poder caminar en el trabajo.
 
El hombre describe que sus piernas y gran parte de sus brazos estaban paralizados, no podía hablar, escuchar, escribir ni comunicarse. 
 
Así como Read, hay muchas personas que se reúnen una vez por mes para apoyarse mutuamente con los síntomas que aun padecen después de haber contraído ésta enfermedad. 
 
Algunos de los síntomas son: dolor de cabeza, dolor de cuerpo, cansancio, sueño y extrema fatiga.  
 
Las autoridades recomiendan usar blusas con manga larga, no salir en la madrugada o en la noche y usar repelente contra moscos.