SAN DIEGO -- Un juez en California determinó que un distrito escolar del estado puede dar clases de yoga, dando la razón a autoridades académicas que aseguraban que la práctica es una forma secular de promover la fuerza, flexibilidad y balance.

El fallo rechazó los argumentos de los padres que opinan que las clases de yoga son inherentemente religiosas y violan el principio constitucional de separar la Iglesia y el Estado.

El yoga es una práctica religiosa, pero no de la forma como se enseña en el distrito escolar Encinitas y sus nueve colegios, determinó el juez de la Corte Superior de San Diego, John S. Meyer.

Meyer enfatizó que el distrito escolar quitó de las clases todas las referencias culturales, incluyendo la lengua sánscrita.

El juez indicó que los padres que se oponían se basaban en opiniones personales, algunas sacadas de internet.

"Es casi como un juicio hecho por Wikipedia, que no es lo que este tribunal hace", dijo Meyer, quien se llevó casi dos horas para explicar una decisión que exploró las raíces indias y filosofía del yoga.

Dean Broyles, abogado de los padres de familia Stephen y Jennifer Sedlock, dijo que apelará la decisión.

Se cree que el distrito es el primero en Estados Unidos en tener maestros de yoga de tiempo completo en una de sus escuelas. Las lecciones son costeadas por un fondo de tres años por 533,720 dólares otorgado por la Fundación K.P. Jois, una organización sin fines de lucro con sede en Encinas que promueve el ashtanga yoga.