El código deontológico de los médicos reza, en una de sus partes, que el profesional hará lo imposible por salvar la vida del paciente, lo tratará con respeto y dignidad y le procurará todos los cuidados que sean necesarios, pero Andrey Votyakov, o no se lo leyó o se saltó esa parte.

Este "profesional" de la medicina, con un historial impecable hasta el momento, fue captado discutiendo y pegando a un paciente tras haberlo operado horas antes, y el cual murió unas horas después.

Las imágenes son espeluznantes, deleznables, escalofriantes y aberrantes, por lo menos, y muestran a Andrey discutiendo con el paciente y golpeándolo en repetidas ocasiones.

La policía rusa está investigando los hechos para determinar si la causa del fallecimiento del paciente fue derivada de la golpiza del médico u otras causas.

Por su parte, Andrey, que ya ha sido despedido, se justificó diciendo que llevaba más de 24 horas de guardia y que esa operación en particular había sido muy dificultosa y que después de todo, el paciente fue un "desagradecido". Todo junto, sumado al cansancio, generó un estado frenético en el médico que se desfogó de forma equivocada.

En cuanto a la muerte del paciente, Votyakov aseguró que habían seguido el tratamiento después del incidente, pero que no pudieron hacer nada al respecto. "Estoy muy apenado por lo sucedido y quiero disculparme ante todo con el propio paciente y con su familia".

En definitiva, si cada vez que entramos al quirófano nos exponemos a ponernos en manos de médicos como estos, vamos apañados.