En el 2012, ¡ponte en forma! Tú puedes hacerlo. Pero para alcanzar tu objetivo necesitas saber que el secreto está en el cambio de hábitos. Puedes someterte a la dieta más efectiva y esforzarte como nunca, pero si no la acompañas de una rutina saludable, los resultados no durarán mucho tiempo. Aprende con este artículo la importancia de llevar una vida sana para cuidar tu silueta a largo plazo.

1. Aliméntate sanamente. Consulta con un nutricionista o médico para confeccionar juntos una dieta personal que se ajuste exactamente a tus necesidades calóricas y tus parámetros físicos. Determinen qué alimentos tendrás permitidos y de cuáles deberás prescindir.

2. La variedad. El ser humano desarrolla desde que nace una afición muy especial por la comida. Además de ser nuestro sustento, es una fuente de placer. Si comes siempre lo mismo será difícil sostenerlo. Una dieta variada te aportará todos los nutrientes que el cuerpo necesita y te permitirá disfrutar de la comida. Cómprate un buen libro de recetas, haz un curso, explora, indaga, descubre alimentos nuevos, etc.

3. Agua. Beber agua es fundamental para purgar al organismo de impurezas, hidratarse y para que el metabolismo funcione correctamente. Los expertos suelen recomendar beber 8 tazas de líquido diarias. Pero si tienes una vida activa, practicas algún deporte o si hace mucho calor, necesitarás beber más. Las mujeres embarazadas necesitan al menos 10 tazas por día, y durante la lactancia más de 13.

4. Come bien. Adopta el hábito de comer lentamente, de masticar y saborear lo que tienes en la boca. Asimismo, haz 5 comidas en el día sin pasar por alto ninguna. Si sientes que podrías seguir comiendo, recuerda que dentro de 2 ó 3 horas volverás a sentarte a la mesa.

5. Actividad física cada día. Adquirir la costumbre de realizar algún ejercicio es fundamental, no sólo para bajar de peso sino para llevar una vida saludable. Este hábito no tiene que ser un sufrimiento: existen docenas de actividades que podrías hacer. Descubre cuál es la que más te divierte a ti: un deporte, rollers, bicicleta, yoga, pasear con tu perro… Hazlo con amigas y será aún más sencillo.

6. Duerme bien. El sueño es otro hábito importante ya que un descanso insuficiente genera ansiedad y puede trastornar tu metabolismo. Por otro lado, te dará energía para la actividad física y para mantener tus rutinas.

Fuente:
eatright.org
Center for Disease Control and Prevention
Cdc.gov