LOS ÁNGELES (California) - Molley Ortwein, es una mujer que luego de ser diagnosticada con cáncer de seno, se sometió a una operación para luchar contra esta enfermedad.

De acuerdo a Molley, tiempo después de su cirugía, visitó un negocio llamado Personal Ink, en donde ha surgido un nuevo procedimiento  para embellecer las cicatrices, y darle una nueva esperanza a todos aquellos que han sufrido de cáncer.

Molley decidió someterse a este procedimiento, que consiste en tatuarse las áreas donde la operación del cáncer dejó sus marcas,  como una manera de sentirse hermosa, y muchas veces también lo ve como el lugar donde comienza la conversación sobre este tema que es muy sensible de tocar.

Personal Ink, es una organización sin fines de lucro que ofrece servicios de tatuajes para ayudar a mujeres y hombres sobrevivientes de cáncer.

De acuerdo a la sociedad americana del cáncer: 

  • Una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de seno invasivo durante el transcurso de su vida, y 40,000 de estas mujeres morirán a causa de la enfermedad.
  • El cáncer de seno es el segundo más mortal en las mujeres.

Actualmente, y tan solo en los Estados Unidos, hay 2.8 millones de mujeres sobrevivientes de cáncer de seno.

Para más información sobre Personal Ink, presiona aquí.