Cada vez falta menos para la entrada en vigencia de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Obamacare) y muchos están preocupados por los riesgos que podrían afrontar al carecer de un seguro de salud. Sin embargo, en la última semana el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) ha emitido las regulaciones finales para la aplicación de la reforma de salud a los individuos.

Dado que uno de los elementos centrales del Obamacare es que todas las personas deben poseer un seguro mínimo de salud, proporcionado por los empleadores o por el mismo estado, quienes decidan no tenerlo, estarán sujetos a una sanción. Los montos de las penalidades para 2014 serán de 95 dólares por persona o un 1 por ciento de sus ingresos anuales, el que sea mayor de los dos. Estas sanciones se irán incrementando año a año y en 2016 podrán llegar a montos de 695 dólares por persona o 2,5 por ciento de los ingresos.

Un punto fundamental a tener en cuenta es que, de acuerdo con las regulaciones impuestas dadas a conocer por el IRS, los jefes familiares son responsables por la falta de seguro familiar de sus hijos, cónyuges y otros familiares a cargo, por lo que el monto de las sanciones se incrementa.

Así, la pregunta central que surge a partir de estas novedades tiene que ver también con cuál es la cobertura mínima que evita las sanciones. Entre otras cosas, las regulaciones anunciadas el pasado martes ofrecieron buenas noticias para los empleados que obtienen su póliza médica a través de agencias temporales o de los sindicatos: ellos no serán penalizados.

Entérate de todas las noticias sobre la nueva ley de seguridad de salud en nuestro sitio Entendiendo Obamacare