WESTERVILLE, Ohio - Los dos candidatos a la presidencia, el republicano Mitt Romney y el demócrata Barack Obama, pasaban la jornada este miércoles en Ohio, en donde los sondeos dan ventaja al presidente a sólo seis semanas para las elecciones.

Entre los sondeos en el estado, una consulta del Washington Post del martes muestra a Obama en ventaja más allá del margen de error, mientras que otra de CBS/New York Times también revela una ventaja.

Incluso en cuanto al manejo de la economía, donde Romney estaba al frente, ahora el presidente le lleva la delantera.

Romney afirmó el miércoles que comprende la lucha de las familias y sabe cómo solucionarles su situación, esforzándose por contrarrestar las consecuencias de un video sobre declaraciones suyas que el presidente Barack Obama esgrime en sus avisos de campaña.

"Me interesa el pueblo de Estados Unidos. La diferencia entre el presidente Obama y yo es que yo sé qué hacer para movilizar esta economía", afirmó Romney ante el entusiasmo de sus partidarios en este suburbio de Columbus.

Romney dijo también que la deuda del país, actualmente en 16 billones de dólares, podría aumentar a casi 20 billones si el país reelige a Obama.

Romney está en Ohio por segundo día, desplazándose en un autobús con la leyenda "Más empleos, más paga para llevarse a casa". Obama hacía escala en dos universidades.

Ambos reconocen lo decisivos que serán los 18 votos electorales de Ohio el día de las elecciones el 6 de noviembre. Perder el estado reduciría drásticamente el avance de Romney hacia los 270 votos en el Colegio Electoral que necesita para ganar la Casa Blanca, y ningún republicano ha ganado la presidencia después de perder Ohio.

Romney, ex gobernador de Massachusetts, citó sus antecedentes en el mundo de los negocios como prueba de que sabe cuál es la ruta del éxito económico.

A la vez trata de contrarrestar los esfuerzos de la campaña de Obama que lo pintan como un empresario implacable que eliminó empleos, así como los avisos del mandatario que muestran un video grabado en secreto en el que Romney dice a sus donantes que no le preocupa el 47% de los estadounidenses que no pagan impuestos sobre la renta y "se creen víctimas".

El aspirante republicano también difundió un aviso televisivo de 60 segundos que suaviza el tono negativo de sus mensajes anteriores.

"Al presidente Obama y a mí nos preocupan las familias pobres y de clase media", afirma Romney. "La diferencia es que mis políticas mejorarán su situación".