Estados Unidos deporta diariamente unos 1,200 mexicanos a su país de origen, según el Instituto Nacional de Migración (INM), que calcula en 400,000 el total que van a ser repatriados este 2013.

En el retorno, no sólo los inmigrantes son los afectados sino sus familias en México y las que dejan en Estados Unidos. De igual forma, estos deportados llegan a sumar más desempleados en comunidades afectadas por la crisis en su país.