En un hospital se produjo un verdadero milagro, pues nacieron dos gemelitas tomadas de la mano, una imagen no muy común, que sorprende a los especialistas.

Jenna y Gillian, las pequeñas, llegaron al mundo a través de una cesárea y se encuentran en perfecto estado afortunadamente.

Los médicos las mantuvieron agarradas de la mano incluso una vez fuera del vientre para que los padres las pudieran ver apenas estaban entrelazadas.

Los especialistas que las trajeron al mundo sufrían por la vida de las niñas, pues se trataba de un embarazo de alto riesgo.

Los pocos casos que se han dado de gemelos tomados de la mano aún no tienen explicación científica, pues es un acto espontáneo del que se ha estudiado su significado sin tener todavía ningún resultado.