Las autoridades en Dallas están con los ojos más abiertos que nunca para arrestar a aquellas personas que estén manejando ebrios durante el fin de año.

Se llevará a cabo el programa conocido en inglés como “No refusal”, el cual obliga a los conductores a dar una prueba de sangre si se sospecha que están manejando en estado de ebriedad.

Dicho operativo empezará el 30 de diciembre a partir de las 6:00 p.m. y se extenderá hasta el 2 de enero a las 6:00 a.m.

Por otra parte la ciudad de Irving también pone mano dura contra los conductores borrachos, ya aplicarán el operativo llamado “Toma, maneja y vas a la cárcel”.

Directivos de la policía de Irving dijeron que tendrán personal adicional asignados específicamente para detener a conductores ebrios.

Dicho operativo entra en vigor este fin de semana y el 31 de diciembre.