El adolescente Darius McClinton-Hunter, el hijo del jugador del equipo de los Tigres de Detroit, Torii Hunter, fue arrestado bajo sospecha de agredir sexualmente a una compañera de clase. Estos cargos fueron retirados y ahora Hunter está demandando a quienes lo acusaron.

La demanda es por $10 millones de dólares y hasta $40 millones en daños punitivos. Esta es contra la mujer que lo acusó de asalto sexual y a otras personas que estuvieron involucradas en la demanda.

Hunter dijo que dichas acusaciones dañaron severamente su reputación, que lo humillaron, molestaron, lo obligaron a salirse de la escuela y atender a otra, que perdió su oportunidad de tener becas universitarias y de entrar a la NFL y que todo esto le ha causado sufrimiento emocional y físico.

Larry Friedman, abogado del hijo de la estrella de las grandes ligas, inicia su demanda mencionando los peligros de las falsas acusaciones  y hace referencia a la canción de Michael Jackson, Billie Jean, que dice: “y mi madre siempre me dijo ten cuidado a quien amas y ten cuidado de lo que haces por que las mentiras  se convierten en verdades”.

Aún que la policía pugnaba para que el caso siguiera avanzando, un jurado decidió que no había suficientes pruebas para enjuiciarlo, ya que la persona que hizo estas alegaciones en contra de Hunter, se retractó en menos de 48 horas.