Washington - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los principales líderes republicanos de la Cámara de Representantes realizaron el jueves su primera reunión "buena" y "útil", según dijeron las partes, para destrabar las negociaciones sobre el techo de la deuda y la reapertura del Gobierno y prevén continuar las discusiones.

Obama se reunió con una veintena de negociadores republicanos de la Cámara baja, que le ofrecieron un plan para elevar durante un plazo corto el techo de la deuda nacional, que se alcanzará el próximo 17 de octubre.

El presidente tuvo hoy una "buena reunión" con los líderes republicanos, aunque no se pronunció sobre la propuesta republicana, informó la Casa Blanca.

"Tras una discusión sobre posibles caminos hacia adelante, no se tomó una determinación específica. El presidente espera seguir haciendo un progreso continuo con miembros de ambos partidos", dijo la mansión presidencial en un comunicado, al término de una reunión de aproximadamente hora y media.

"La meta del presidente sigue siendo asegurar que pagamos las facturas en las que hemos incurrido, reabrir el Gobierno y regresar al asunto del crecimiento de la economía, la creación de empleos y el fortalecimiento de la clase media", puntualizó la nota.

Tras la reunión, el presidente de la Cámara baja, John Boehner, no hizo comentarios ni en la Casa Blanca ni en el Capitolio, lo que generó especulaciones sobre un fracaso de los contactos para resolver la crisis política generada por el cierre parcial de la Administración federal desde el 1 de octubre.

Sin embargo, el líder de la mayoría republicana en la Cámara baja, Eric Cantor, dijo a los periodistas en el Capitolio que la reunión fue "útil" y ambas partes acordaron "continuar las discusiones".

"Continuaremos esta noche y esperamos tener una vía más clara hacia adelante", dijo Cantor, republicano por Virginia, al resumir el resultado del encuentro.

"Tendremos más discusiones y el presidente (Obama) dijo que él hablará con gente de su Administración, y esperamos poder ver un camino hacia adelante", aseguró Cantor.

La propuesta republicana, a siete días de que se alcance el techo de la deuda nacional, permitiría elevar el tope de endeudamiento durante seis semanas.

Pero ese plan depende de que el mandatario estadounidense acepte negociar un acuerdo presupuestario a largo plazo y no resuelve el cierre parcial del Gobierno que ya dura diez días.

Por su parte, el legislador republicano de Michigan, Dave Camp, uno de los 20 republicanos que participaron en el encuentro, dijo que la reunión fue "constructiva" y se negó a dar más detalles.

El diario The New York Times indicó que Obama "rechazó" la oferta republicana, pero ni los republicanos ni la Casa Blanca confirmaron esa afirmación.

El punto muerto en las negociaciones se debe en parte a que muchos republicanos insisten en condicionar la reapertura del Gobierno al aplazamiento o modificación de la reforma sanitaria de 2010, mientras que la Casa Blanca ha dejado en claro que Obama "no pagará un rescate" a cambio de que el Congreso cumpla con su labor de aprobar un presupuesto y elevar el techo de la deuda.